Tipos de erupciones volcánicas

Aunque todos los volcanes muestran un patrón de comportamiento diferente en su erupción, lo que dificulta cualquier clasificación, muchos investigadores, vulcanólogos y geólogos han intentado establecer categorías que permitan organizarlos en grupos.

Una clasificación muy general considera el tipo de magma que expide el cráter, distinguiéndose dos tipos de erupciones: tranquilas, o efusivas, y violentas, o explosivas. Los magmas básicos presentan una consistencia bastante líquida y se solidifican a temperaturas poco elevadas, mientas que los magmas ácidos se presentan más viscosos y espesos, su coloración es más clara, se enfrían y solidifican a mayores temperaturas. Sin embargo, existen muchas clases diferentes de erupciones que son intermedias a estas dos y resulta habitual que un mismo volcán presente varios tipos.

En 1908, el geólogo francés Alfred Lacroix diseñó un orden que reconoce cuatro tipos de erupciones y su uso se ha extendido. Basándose en esta clasificación, existen:

Tipo hawaiano: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 0-1. Son erupciones tranquilas y raramente explosivas, porque sus magmas son pobres en sílice. Fluye formando “ríos de lava” que se mueven a velocidades de hasta 20 km/h. Por lo general, la columna eruptiva no alcanza los 100 metros. Por ejemplo, erupciones de los volcanes de Hawaii y Etna. Composición típica: basáltica.

Tipo estromboliano: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 1-3. Basado en la erupción del volcán Stromboli, en las islas Eolias, fuera de la costa de Sicilia. Estas erupciones son permanentes y continuas con explosiones moderadas. Alternan erupciones de lava muy fluida con lava más viscosa. Pueden o no presentar coladas de lava, pero sí eyección de piroclastos tipo escoria. Sus columnas eruptivas se elevan entre los 0,1 y 5 km de altura. Por ejemplo: erupción del cono Navidad en 1988-90, en Chile. Composición típica: basáltica-andesítica.

Tipo pliniano o vulcaniano: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 4-6. También está basado en un volcán de la isla de Vulcano, al norte de Sicilia. Erupciones altamente explosivas. El típico material eyectado es pómez, característico de magmas muy ricos en sílice. Los flujos piroclásticos asociados a erupciones plinianas se conocen como ignimbritas. En este tipo de erupción, la columna, con forma de coliflor, puede alcanzar hasta unos 40 km de altura. Por ejemplo: erupciones de los volcanes Quizapú (1932, IEV=5) y Hudson (1991, IEV=4). Composición típica: dacítica-riolítica.

Tipo peleano: Derivó del Mont Pelée, un volcán de la isla Martinica en las Islas Orientales. Produce el magma más espeso y el más explosivo. Se caracteriza por expulsar una nube de gas incandescente, conocida como Nube Ardiente, un gas que se mueve a gran velocidad y a nivel del suelo. Normalmente, taponea el cráter y, a raíz de la presión, las explosiones destruyen todo a su paso, arrojando cenizas incandescentes y piroclastos. La columna de ceniza supera los 25 km.

Con el tiempo, la clasificación de Lacroix resultó insuficiente y debieron ser creadas dos nuevas categorías adicionales:

Tipo islándica: Emite gran cantidad de lava por fisuras. La lava es muy fluida y puede recorrer grandes distancias.

Tipo sulfatárico: Este término se aplica a la fase final de la erupción, cuando emite solo gases.

OTRAS TIPOLOGÍAS

Tipo subplinianos: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 3-4: Estas erupciones presentan salida de escoria o pómez y una columna eruptiva entre 5 y 20 km. por ejemplo: erupción del volcán Cordón Caulle en 1960 y del Calbuco en 2015. Composición típica: andesítica-dacítica.

Tipo ultraplinianas: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 6-8: En este tipo de erupciones la columna de cenizas se eleva por sobre los 40 km. No existen ejemplos históricos contemporáneos de estas erupciones catastróficas, aunque el volcán Maipo experimentó una manifestación de este tipo hace 450.000 años y el volumen de piroclastos alcanzó hasta 500 km. Composición típica: riolita.

Tipo freatomagmáticas: Índice de Explosividad Volcánica (IEV) 2-4: Ocurren cuando el magma entra en contacto con aguas subterráneas. Se caracterizan por presentar una nube cargada de gran cantidad de vapor de agua, cenizas y fragmentos de rocas. Por ejemplo: volcán Copahue en 1992.

Tipo submarinas: Suelen tener corta duración, debido al equilibrio de las lavas al enfriarse y por la erosión marina. Si los materiales llegan a la superficie, pueden formar islas volcánicas. Por ejemplo: islas actuales como las Cícladas (Grecia), tienen este origen.

Índice de Explosividad Volcánica

Desde 1982, la clasificación de los volcanes contempla los índices de explosividad. Fue elaborado por Chris Newhall del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) y Steve Self de la Universidad de Hawaii, quienes otorgaron el valor de una explosión según el volumen de los productos, la altura de la nube emitida por el volcán y la calidad de las observaciones realizadas.

La escala de 0 a 8 (recuadro), difiere desde el índice 0 para las erupciones no explosivas hasta el 8 para las erupciones explosivas megacolosales, que pueden emitir 10 a 12 metros cúbicos de tefra y que tiene una columna que alcanza una altura de 25 kilómetros. También se pueden aplicar valores por encima de 8.

Los tipos de erupciones definidas son:
IEV Descripción Altura pluma Clasificación Ejemplo Periodicidad
0 No explosiva < 100 m Hawaiana Kilauea Diaria
1 Leve 100 – 1000 m Hawaiana / Estromboliana Stromboli Diaria
2 Explosiva 1 – 5 km Estromboliana / Vulcaniana Galeras 1992 Semanal
3 Severa 3 – 15 km Vulcaniana Nevado del Ruiz 1985 Anual
4 Cataclismo 10 – 25 km Vulcaniana / Pliniana Galunggung 1982 Cada 10 años
5 Paroxismal > 25 km Pliniana Santa Helena 1981 Cada 100 años
6 Colosal > 25 km Pliniana / Ultrapliniana Krakatoa 1883 Cada 100 años
7 Supercolosal > 25 km Ultrapliniana Tambora 1815 Cada 1000 años
8 Megacolosal > 25 km Ultrapliniana Yellowstone Cada 10000 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *