Museo Nacional de Historia Natural

Fundado en 1830, como consecuencia de una decisión de Estado que se tomó para crear un museo de ciencias. Se contrató al naturalista Claudio Gay, y en dicho contrato se expresaba “… se obliga a formar un gabinete de historia natural que contenga las principales producciones vegetales y minerales del territorio, y un catálogo en que se denominen por sus nombres vulgares y científicos; y que se demuestren los usos y utilidades de dichos objetos y los lugares donde se encuentren…”

Gay fue su director hasta 1842, cuando todavía se encontraba el museo ubicado en Catedral con Morandé. Su sede se trasladó en 1876 al parque Quinta Normal, donde está actualmente. Cuenta con colecciones arqueológicas, botánicas, antropológicas, mineralógicas, paleontológicas, etnográficas, etc.

El recorrido principal se trata de Chile desde el Norte hasta el Sur polar. Pero antes hay una muestra de roca de la Luna, donada por el gobierno de Estados Unidos. La exhibición va desde el árido desierto, pasando por los valles centrales hasta la Patagonia y la Antártida, también hay una muestra de Isla de Pascua. A través del recorrido se puede acceder a una gran cantidad de flora y fauna típica de las diferentes regiones que componen nuestro territorio: roedores (chinchillas, vizcachas), felinos (pumas, gatos colocolo), aves (águilas, gaviotas), peces y moluscos, etc, etc. En esta muestra es donde está la momia del niño encontrada en el cerro el Plomo, de la que seguro todos/todas hemos oido hablar alguna vez, pero la exhibida no es la original, es una copia… fidedigna se supone.

Otro de los “hitos” es el gran esqueleto de ballena que está en el hall central, rodeado de la colección de grandes mamíferos disecados (gorila, orangután, tigre de bengala, bisonte, yak, etc). En el segundo piso están los fósiles de dinosaurios del mesozoico chileno, también están las salas de la madera (que es pequeña pero contundente en información), del cobre, las colecciones de insectos y una gran muestra de artesanía prehispánica, en que incluso se pueden observar vestigios de la desaparecida cultura selk’nam.

Además de estas muestras, hay una gran cantidad de material que no se exhibe por estar en restauraciones, cambios o simplemente “archivados” sin fecha de retorno. El museo cuenta con 2 excelentes bibliotecas de ciencias naturales y antropología: una “más científica” llamada Abate Molina y otra “más juvenil” llamada Roque Esteban Scarpa. Durante todo el año se realizan actividades de capacitación como cursos y talleres a precios súper económicos, alguno al precio de la entrada solamente; cuenta con una Sala de Cine que es un gran apoyo a muchos de estos talleres de rescate cultural. También tiene un par de lugares donde comer algo, por si el hambre ataca entre tantos carnívoros “sueltos”.

Por si alguien tiene un rato para salir de la rutina, aquí van los horarios de atención:

Martes a sábado: de 10:00 a 17:30 hrs.
domingo y festivos: de 12:00 a 17:30 hrs. (abril – agosto); 11:00-18:30 Hrs. (septiembre – marzo)

Los días 1 de enero, Viernes Santo, 1 de mayo, 18 y 19 de septiembre, 1 de noviembre y 25 de diciembre, el Museo permanece cerrado al público.

Un comentario sobre “Museo Nacional de Historia Natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *