Fuerte de Mancera

Originalmente llamada Guiguacabin, la actual isla de Mancera debe su nombre al padre de don Antonio de Toledo (en ese entonces virrey del Perú), quien desembarcó en ella en 1645, con el fin de construir una plaza fuerte en el estuario del río Valdivia, parta proteger la ciudad de posibles ataques de corsarios ingleses u holandeses.

En la construcción de los fuertes se pueden distinguir claramente las etapas de construcción: 1647-1648 se construyen defensas de fajinas y tierra; 1650-1655 obras de cantería de cancagua y tendel de piedra laja, y 1675-1680 cuando se inician las actuales obras. Comprenden las que forman el castillo en todo su frente marítimo, que cuenta con fosos, taludes, parapetos y contramuralla de sus defensas hacia tierra, y el zaguán abovedado que forma el ingreso al castillo.

En 1762 se traslada el gobierno de la plaza a la isla de Mancera, y con ello se construye una población con todo lo necesario: almacenes, aserradero, viviendas, herrería, hospital e incluso una pequeña fundición. En esta etapa se usan ladrillos cocidos en isla Teja.

Luego de la construcción de Niebla y la reconstrucción de Corral, Mancera pierde su importancia estratégica. Así es como en 1779 el gobierno vuelve a la ciudad de Valdivia. En 1820, la expedición de lord Thomas Cochrane tomó los fuertes y la posición de Valdivia, uno de lo últimos reductos realistas al comenzar la historia republicana de Chile.

Para llegar a la isla existen lanchas disponibles durante todo el año, sobre todo en Verano, en que incluyen una parada en la isla antes de llegar a Corral. En las otras estaciones del año, hay que solicitar a las embarcaciones que se detengan en Mancera y luego pedir al alcalde de mar que llame a las naves que vienen desde Corral para poder cruzar el río Valdivia. Zarpan desde el muelle Schuster en Valdivia o desde Niebla. El castillo está convertido en un Museo de Sitio, administrado por la Universidad Austral. Es un paseo muy entretenido, y viaje al pasado de castillos y cañones… además de algunas playas y silencio para caminar y respirar aire puro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *