FRANCIA Boido, Aldo

Nació en Valparaíso, 1923. Médico pediatra toda su vida y a la vez un apasionado por el cine, que con una modesta cámara de 8mm. filmó una serie innumerable de documentales, como París En Otoño (1958), Lluvia (1961), Andacollo (1961).

Fue uno de los fundadores del Cine Club de Viña del Mar, en 1962, que a diferencia del Cine Club de Santiago fue más activo, pues de los capitalinos nadie hizo cine después, en cambio el viñamarino tuvo influencia, podríamos decir incluso, continental debido a los festivales que organizó.

El año 1963 organiza el primer festival de cine de aficionados, que con el correr de los años evolucionó en 1967 en el Primer Encuentro de Cineastas Latinoamericanos, que acoge a una gran cantidad de cineastas integrantes del movimiento conocido como Nuevo Cine Latinoamericano (Julio García Espinosa, Fernando Solanas, Osvaldo Gettino, Jorge Sanjinés, entre otros). 1969 es para Aldo Francia la presentación de su primer largometraje (Valparaíso, Mi Amor) y para Chile es el nacimiento de lo que se ha llamado Nuevo Cine Chileno.

En 1971 estrena Ya No Basta Con Rezar, en que refleja la toma de conciencia de un sacerdote acerca de la lucha de clases. Con la actuación de Marcelo Romo como el cura, la escena final nos muestra un intenso gesto simbólico mientras, en un plano fijo, el sacerdote lanza una piedra. Sería la última obra de Francia, pues después del Golpe Militar de 1973 nunca volvió a filmar.

Entre los legados paralelos a las filmaciones, fue la de ayudar a levantar la sala de Cine Arte de Viña del Mar antes de convocar a los cineastas latinoamericanos al encuentro de 1963. También la publicación de la revista CineForo, con seis números entre 1964 y 1968, incluyendo críticos de relevancia posterior como Kerry Oñate; el objetivo de la revista era fundamentalmente difundir el cine arte, pero no fue ajena a darle una intención más socio-cultural, característica de los años 60.

Según Jacqueline Mouesca y “a pesar de una cierta candidez, Francia reunía una pasión por el oficio, mucha modestia y un sentido de sus responsabilidades como creador que se manifestaban en su carencia total de vanidad y grandilocuencia”. Falleció con poco más de 70 años, en 1996.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *