El Tacnazo

Desde la segunda mitad de la década de 1960, las Fuerzas Armadas nacionales se vieron enfrentadas a diferentes problemas, como por ejemplo la falta de materiales, equipos, deficiente infraestructura y, sobre todo, remuneraciones bajas. Esta protesta se reflejó con la presentación de las renuncias de los oficiales de la Academia de Guerra y Marina el 1 de mayo de 1968.

Al año siguiente otro hecho dejó de manifiesto el malestar en las filas del ejército, cuando el 18 de septiembre de 1969, fecha del tradicional Te Deum, un batallón del Regimiento Yungay retrasa su salida durante la rendición de honores al paso de la comitiva del Presidente de la República, Eduardo Frei Montalva. Quien estaba a cargo del mencionado batallón era el mayor Arturo Marshall, quien recibió 10 días de arresto como castigo. Luego de esto, el Ministro de Defensa Nacional, Tulio Marambio, inicia conversaciones con el Ministro de Hacienda, en pro de mejorar los salarios de las fuerzas armadas.

El 26 de septiembre, la Comandancia en Jefe del Ejército emitió una declaración pública en la que daba cuenta del problema ocurrido durante las Fiestas Patrias y que estaba realizando, como correspondía, una investigación al respecto. Algunos días después se comunicó la dada de baja de seis oficiales, entre los que figuraba el mayor Marshall.

Por otra línea de acción, y mientras en Santiago sólo había conversaciones, el general Roberto Viaux, Comandante de la Primera División del Ejército (Antofagasta) empezó a planificar algún movimiento militar que molestara o desestabilizara al Gobierno. Estas acciones fueron descubiertas, con lo que Viaux fue llamado a Santiago, donde llegó el 2 de octubre, con claras intenciones de reunirse con el Presidente de la República y expresarle personalmente su malestar y el de sus compañeros del ejército. Como esto no fue posible, le envió una carta detallando la realidad del Ejército y solicitando el retiro del Alto Mando de su institución (Comandante en Jefe Sergio Castillo), además del Ministro Marambio. La Junta Calificadora de Oficiales (que revisa y evalúa los ascensos y retiros), dio de baja a tres generales, entre los que se hallaba Viaux…

Éste se negó a cursar su retiro, e incluso intenta adelantar el golpe, sin éxito, cuando visitó La Serena (Regimiento Arica) y Antofagasta, donde informó que no dejaría su cargo. Esto hizo que su guarnición registrara “actos de indisciplina” el día 17 en reclamo por la salida de su comandante. Se envió a Antofagasta al general Galvarino Mandujano López, para que se hiciese cargo de la División y así se tranquilizó un poco la opinión pública. Mientras, Viaux fue llamado a Santiago, donde llegó el 20 de octubre, con la firmeza de llegar hasta “donde sea posible”.

El día 21 en la mañana, el general Viaux va al Regimiento de Artillería Tacna, en donde toma el control de esa unidad, además luego llegaron tropas de la Escuela de Suboficiales y el Batallón de Tanques, todos en apoyo a la causa del general. Entonces, Frei Montalva decreta Estado de Sitio; concurrieron a La Moneda un gran número de representantes de asociaciones y entidades que manifestaron su apoyo al Gobierno (CUT, rectores, Iglesia, partidos políticos)… sin embargo, el socialista Carlos Altamirano aprobaba el actuar de los militares señalando que en Chile había un vacío de poder que necesitaba llenarse.

Luego de movimientos de tropas enviadas por el Gobierno a las cercanías del Regimiento Tacna y el corte de los servicios básicos, como luz y agua, se iniciaron las conversaciones de Viaux con el Comandante General de la Guarnición de Santiago, general Alfredo Mahn. No hubo acuerdos. Pero Frei envió al subsecretario de Salud, Patricio Silva, con amplios poderes para negociar. Entre los documentos que Silva llevaba se encontraba la renuncia del Ministro de Defensa, Tulio Marambio.

Así, se llegó a un acuerdo, conocido como Acta del Tacna, que entre los diferentes puntos señala que “el problema económico de las Fuerzas Armadas será resuelto en forma urgente” por el Presidente de la República. Se acepta dicha acta y Viaux es llevado detenido al Hospital Militar.

Superado el problema inmediato, renunció 2 días después el Comandante en Jefe del Ejército, general Sergio Castillo Aránguiz. En su reemplazo fue designado el general René Schneider Chereau.

A estos hechos, se sumó poco tiempo después la primera huelga del Poder Judicial chileno, que abarcó cerca de 3.600 funcionarios exigiendo aumento en sus remuneraciones. Este impasse se solucionó relativamente rápido, y ya el 4 de diciembre todos se reintegraron a sus labores.

Un comentario sobre “El Tacnazo

  • el 2018 a las 11:22
    Permalink

    Tengo entendido que cuando el Gral. Viaux va al Regimiento Tacna es por que un grupo de oficiales se contactan con él y le expresan su apoyo, no va “por iniciativa propia”.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *