Casa de Moneda y Museo

La Casa de Moneda de Chile es la institución pública más antigua que funciona en nuestro país. Creada el 1 de octubre de 1743, por cédula del rey Felipe V de España y a cargo de su principal promotor y financista, don Francisco García de Huidobro, nombrado “Tesorero Perpetuo”. Se instaló en definitiva en un solar de la calle “de los Huérfanos”.

El 10 de septiembre de 1749 se acuñó la primera moneda hecha en la ciudad de Santiago: Media onza de oro con la imagen de Fernando VI.

Mateo de Toro y Zambrano, quien en 1772 fue nombrado superintendente (nombre dado al director de la institución), advirtió que el aumento sostenido en la actividad y producción de monedas estaban haciendo ya insuficientes las instalaciones originales de la Casa de Moneda, por lo que resolvió el traslado al colegio Máximo de San Miguel, antigua propiedad de los Jesuitas.

En febrero de 1783 se aprobaron los planos para construir un nuevo edificio en una calle a la que le daría su nombre (“Moneda”); según uno de los encargados de evaluar el proyecto, Mariano Pusterla, sería uno de los más “armoniosos, ostentosos y acertados edificios de estos dominios y acaso el mejor de todos los ocupados en Real Casa de Moneda en ésta y la otra América”. El arquitecto encargado de la obra fue el italiano Joaquín Toesca, quien falleció en 1799 antes de ver esta obra terminada, pues se inauguró en 1805. Allí funcionaron los talleres hasta 1927, año en que el elevado volumen de billetes en circulación propició para que se fusionara con los Talleres de Especies Valoradas, que fabricaba el papel-moneda desde 1914 funcionaba unas instalaciones al interior de la Quinta Normal.

El hermoso edificio de calle Moneda se traspasó definitivamente a la Presidencia de la República, para servir desde entonces completamente como Palacio de Gobierno (ya bajo el gobierno de Manuel Bulnes, 1845, se había comenzado a utilizar como residencia de los presidentes). Actualmente la Casa de Moneda sigue funcionando en los terrenos que hoy pertenecen a la comuna de Estación Central, y cuenta con modernas tecnologías que producen no solo billetes y monedas, sino también toda clase de documentos de seguridad y fe pública.

En octubre de 2004, la Casa de Moneda de Chile inauguró su Museo institucional. Las piezas exhibidas son testimonios de la historia chilena, dispone de la colección más completa de monedas y elementos asociados a la fabricación del dinero desde 1743 hasta nuestros días. La ubicación es Avenida Diego Portales N°3586, a un costado de la Quinta Normal, lo que lo hace estar inserto en un atractivo barrio y circuito cultural (denominado Circuito Cultural Santiago Poniente).

Las 14 vitrinas que componen la muestra permiten recorrer casi paso a paso la fabricación de monedas, las historias individuales de cada una de ellas, loe pesos y medidas, las acuñaciones y sus diferentes cuños y contracuños, explicaciones de los símbolos utilizados en las monedas, etc. Hay un pantalla que muestra, documentalmente, el proceso de la Casa de Moneda y las diferentes especies que fabrica.

Pero ¿cómo se fabrica una moneda? Resumiendo podemos mencionar que se fabrican en 3 etapas:

La primera es la Artística: los escultores hacen un diseño y forman la moneda en plasticina, el motivo definitivo se reduce con un pantógrafo para confeccionar una matriz. La matriz o cuño tiene el diseño de la moneda al revés para que en la moneda ya lista quede al derecho. Paralelo a esta fabricación se elaboran las virolas que darán forma a los respectivos bordes de la moneda.

La segunda es la etapa Metálica: los componentes metálicos elegidos para cada moneda se funden en los hornos para lograr la aleación deseada. Luego la mezcla caliente es vaciada en rieleras para que se enfríe, que después se desmoldan para calentar nuevamente para entrar en los laminadores, donde se le da el grosor deseado. El paso siguiente es meter la lámina en las cortadoras de donde salen los discos metálicos denominados “cospeles”. Después estos cospeles pasan a pulido para evitar imperfecciones y se separan las unidades defectuosas.

La tercera parte y final de la fabricación de las monedas es la Acuñación: se introducen los cospeles hasta la zona donde serán acuñados, recibiendo la presión simultánea de dos cuños para grabar el anverso y el reverso. Al momento de ser golpeado toma la forma de la virola que lo contiene, por eso podemos tener monedas con bordes decagonales ($50) o estrías ($10).

Los billetes también sus procesos y “reglas”… Primero se hacen dibujos en acuarela de acuerdo a la solicitud de los clientes, éstos revisan, modifican o aprueban los diseños. Siempre en el anverso aparece un retrato y en el reverso una figura alusiva que se desea conmemorar. Luego de la aprobación de los bocetos se fabrican las matrices, un proceso que dura alrededor de cuatro meses.

Un pliego de papel con 40 billetes (ocho columnas y cinco filas) entra a la máquina offset, aquí se imprime el típico fondo de seguridad simultáneamente por ambos lados, el secado de la tinta es casi automático. También, al igual que con las monedas, se separan las especies defectuosas. Luego de esto, los pliegos ingresan a la máquina de impresión calcográfica, es aquí donde se imprimen los relieves, denominación y nombre del instituto emisor; primero se imprime el anverso y el secado demora 3 días, luego se imprime el reverso y para finalizar se vuelve a revisar antes de la entrega.

La última etapa es la impresión tipográfica, que es donde se le colocan los códigos alfanuméricos, la serie, la firma y el año de producción.

Otro producto fabricado por la Casa de Moneda son las medallas de cada Presidencia, de hecho en una sala contigua al museo se exhiben las correspondientes a cada mandatario de nuestro país desde Mateo de Toro y Zambrano hasta el presidente/a anterior al actual. En el anverso va el rostro del Gobernador o Presidente (según corresponda) y en el reverso el palacio de gobierno, por eso en los más antiguos va el edificio de la real Audiencia, hoy Museo Histórico Nacional, y en los más actuales el Palacio de la Moneda.

Atiende de Lunes a Viernes y la entrada es liberada. Se puede aprovechar para hacerlo parte de un recorrido largo que incluya museos cercanos como el Museo Nacional de Historia Natural, el Museo Ferroviario de Santiago, el Museo de Reproducciones Artequín, entre otras atracciones.

2 comentarios sobre “Casa de Moneda y Museo

  • el 2019 a las 23:16
    Permalink

    Horarios para poder visitar estas vacaciones por favor

    Respuesta
    • el 2019 a las 12:02
      Permalink

      Hola Carolina, por ahora está cerrado al público por remodelaciones. Para el Día del Patrimonio (mayo) ya debería ser posible visitarlo.
      Saludos!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *