Cambios climáticos antiguos

A partir del período de enfriamiento global de la Tierra se produjeron una serie de cambios climáticos que afectaron en forma distinta al territorio chileno y se reflejaron inicialmente en el desarrollo de glaciares en lo que hoy es la Antártica, para luego manifestarse en el enfriamiento de las corrientes marinas. Estos cambios del clima implicaron que en el último millón de años e alternaran períodos fríos y cálidos, lluviosos y secos. La dinámica geográfica de estos períodos es diferente entre sí y en su manifestación en el territorio.

La diferenciación regional de la acción climática antigua

En las regiones del Norte Grande se formaron glaciares de altura, algunos de los cuales llegaron, en su avance, hasta cerca del borde oriental de la depresión Intermedia. El derretimiento de las masas de hielo significó la excavación y el arrastre de grandes espesores de sedimentos que se depositaron en esta depresión.

Es importante destacar que dichos procesos se produjeron debido a la existencia de una red de drenaje bien desarrollada y efectiva, diferente a la realidad actual, en la que los cursos de agua no tienen funcionamiento y solo se activan con una gran capacidad erosiva frente a eventos climáticos excepcionales.

En el norte semiárido, o Norte Chico, los períodos lluviosos tuvieron gran repercusión morfogenética. En la cordillera andina se desarrollaron grandes glaciares que alcanzaron enormes extensiones a través de los valles, hacia sectores de menor altura. Paralelamente, en la zona precordillerana se presentaron condiciones de pluviosidad que acentuaron la efectividad fluvial, desarrollándose en el borde costero una intensa vegetación del tipo “selva valdiviana”, que todavía existe aunque con características de bosque relicto, es decir, heredado de un ambiente pasado y diferente del actual.

Este tipo de vegetación se ha mantenido a lo largo de miles de años debido a condiciones especiales del entorno local, donde la presencia de un alto y escarpado acantilado costero, que atrapa las neblinas intensas y permanentes, ha posibilitado la permanencia de esta vegetación, hoy en día protegida gracias a la creación del Parque Nacional Bosque Fray Jorge. Es importante destacar que la selva valdiviana debe su nombre a que los tipos vegetacionales corresponden a los que hoy se encuentran en la zona de Valdivia, en el sur del país, donde reina un clima muy lluvioso.

En la zona central del Chile, desde La Serena hasta Puerto Montt, durante las edades de hielo se desarrollaron glaciares de altura que descendían a través de los valles, y que luego, en el período posglacial, depositaron sus materiales en importantes espesores de sedimentos que en la actualidad rellenan la depresión central.

En la región de Los Lagos, el avance glaciar alcanzó la depresión Intermedia propiamente tal y, debido a su alto poder erosivo, excavó depresiones, las cuales fueron rellenadas con posterioridad con sedimentos terminales del frente glaciar (morrenas). Estos depósitos constituyeron las barreras naturales que permitieron el desarrollo de una importante red de lagos.

Si bien la dinámica de esta zona estuvo condicionada por los procesos erosivos y depositacionales asociados a la glaciación, asimismo se debe mencionar que el vulcanismo tuvo una importante participación en el aporte de materiales desde la cordillera de los Andes hasta la depresión Intermedia, manifestándose principalmente a través de los notables depósitos laháricos, es decir, de los torrentes integrados por rocas, lodo, cenizas y lavas.

En las regiones australes, contrariamente a lo que ha ocurrido en el resto del país, las variaciones climáticas no han tenido un carácter radical, ya que, si bien esta zona estuvo ampliamente cubierta por masas heladas durante la última glaciación y el período posglacial, actualmente permanecen todavía en ella los enormes campos de hielo que constituyen remanentes de las condiciones anteriores. Estos fenómenos han llevado a la configuración de una geografía recortada por infinidad de valles, canales, islas y fiordos producto de la acción glacial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *